Accesibilidad mejorada para los ciclistas en relación con obras viales

| December 8, 2014
Sign showing access to the pavement and shops from the bicycle lane.

Letrero que mostraba donde había acceso a las aceras y tiendas desde la ciclovía.

En todas las ciudades, grandes o pequeñas, a veces es necesario llevar a cabo obras viales para mantener y desarrollar la ciudad. Es difícil hacer esto sin provocar molestias a los usuarios y transeúntes urbanos. 

Pero una ciudad puede asumir una opción activa para dar prioridad a ciertos tipos de usuarios viales en lugar de otros. La Municipalidad de Copenhague inició un proyecto con la empresa HOE360 Consulting como asesora, para identificar diversas acciones y sus efectos en relación con la accesibilidad de los ciclistas, con el objetivo de garantizar una buena transitabilidad al cruzar varias obras viales a través de la ciudad, ahora y en el futuro.

En relación a la realización de obras en las vías se focalizaron múltiples aspectos, por ejemplo, cierre de calles, seguridad de tránsito, colocación de señales, anchos suficientes para ciclovías temporales, así como acceso entre la ciclovía y la acera, de manera que el comercio se asegure que sus clientes que se movilizan en bicicleta tengan acceso permanente a las tiendas.

Ensayo 1:1
La calle Istedgade en Copenhague, que estuvo frente a una radical reconstrucción de 18 extensos meses, se convirtió en un laboratorio para varias de estas iniciativas y medidas que fueron probadas y establecidas.

Se desarrolló un catálogo de posibles iniciativas y acciones que podían garantizar una buena y segura accesibilidad cuando una carretera o calle se convierta en una obra de construcción. Pero no hay ninguna obra de construcción sin desorden.

Distribuir a los ciclistas
Una de las medidas que se probaron fue intentar distribuir el flujo de ciclistas entre los que tienen sus quehaceres en Istedgade y los ciclistas pendulares que tienen como objetivo la Estación Central de Copenhague.
Esto se hizo porque la actividad constructiva provocaba la necesidad de establecer bici-carriles temporales, que a veces resultaban estrechos y por lo tanto sería una clara ventaja que no todos los 5.500 ciclistas diarios, continuaran circulando a lo largo de la calle Istedgade, sino que un porcentaje de los mismos se dirigiera a través de otra ruta y con ello se pudiera aliviar la presión sobre Istedgade.

Billede1

Letrero con información sobre ruta alternativa y línea azul.

Siga la línea azul
Se desarrolló un concepto para guiar a los ciclistas sin destino definido en la calle, principalmente ciclistas pendulares, los cuales fueron dirigidos a otra calle paralela.
Se pusieron letreros que los ciclistas debían ver antes de llegar a las obras viales, con información sobre la ruta alternativa. Siguiendo las líneas azules los ciclistas podrían evitar las obras de construcción y con ello conseguir una circulación más fácil.

Sigue abierta para los negocios

Tan importante como es dirigir a los ciclistas en vías alternativas a las obras, igualmente tan importante fue comunicar que Istedgade todavía era una calle llena de vida y comercio. La Municipalidad de Copenhague tenía el deseo de asegurar un buen acceso a las tiendas de la calle.

¿Funcionó?
La Municipalidad de Copenhague puso a sus antropólogos para observar y hablar con la gente.

En general, Istedgade ha funcionado satisfactoriamente bajo las obras constructivas, pero en concreto fue difícil para muchos decifrar las señales y la línea azul para la ruta alternativa, pero aquellos que conocían su propósito les pareció que funcionaba bien.

Los letreros con información sobre acceso a las tiendas eran vistos como demasiado pequeños. Al mismo tiempo fue un reto que el progreso de la obra hiciera que las compuertas a menudo cambiaran de lugar, perdiendo las señales su función.

Pero el conjunto de experiencias sobre rutas alternativas, acceso a las tiendas, además el flujo de tráfico en general y la seguridad, son valiosas y contribuirán a que las obras viales futuras se realizen con un acceso mejorado para los ciclistas.

 

Cuadro de datos:
Cada día pasan 5.500 ciclistas por la calle Istedgade.
La calle será una zona de 30 km/h.
En todas las intersecciones se establece iluminación especial.
Intersecciones seleccionadas obtienen superficies más levantadas y se hacen más estrechas, de manera que sea más fácil cruzar la calle.
Aumento de la zona peatonal

 

Category: December 2014 - Spanish, Newsletters in Spanish

Comments are closed.