Pedalear o no pedalear

| April 1, 2014

to cycle...

Resumen: La mayoría de la gente sabe que el ciclismo es más saludable que conducir en coche o en autobús. Aún así, es difícil que la gente cambie su comportamiento. Tanto el medio físico como factores individuales influyen en nuestra elección del medio de transporte en la vida cotidiana.

Por Thomas Madsen, University of Southern Denmark

Actividad física y salud

Existe, en varios estudios, una relación positiva entre la actividad física y una menor mortalidad. La inactividad física se define en varios lugares como una actividad menor a 2,5 horas de intensidad moderada por semana. De acuerdo con esta definición, se estima que el 30-40% de la población de Dinamarca, es inactiva [1]. Esto tiene una gran importancia, por ejemplo, en el desarrollo de enfermedades relacionadas al estilo de vida.

También existe, por consiguiente, todo tipo de razones para examinar cómo la actividad física se puede incrementar – por ejemplo a través del ciclismo. Pero hay una gran diferencia entre saber lo que se debe hacer y luego en realidad practicarlo.

El entorno tiene significación para el ciclismo

La diferencia probablemente se puede atribuir a varios factores, pero en varios estudios se ha demostrado que el entorno influye en si se usa la bicicleta para el transporte en la vida cotidiana. El entorno se entiende tanto el ambiente físico que nos rodea como además el ambiente político. Los efectos de los entornos son moderados aún más por la base socio-demográfica tal como la edad, el género, la educación y la etnicidad.

La importancia del entorno para el ciclismo puede ser de gran significación, sobre todo, cómo los diferentes factores afectan la teórica ciclo-amabilidad de un área.

El índice de ciclismo revela la ciclo-amabilidad de un área

Inspirado en estudios extranjeros, donde se ha examinado el impacto ambiental para el tráfico peatonal, se puede construir un índice de transitabilidad peatonal (walkability index) [2]. Como varios de los factores que hacen que las personas opten por caminar en la vida cotidiana, con toda probabilidad, también afectará la opción de optar por la bicicleta o no, se puede asimismo construir un índice de ciclo-transitabilidad (bikeability index) [3, 4].

Los factores que se incluyen a menudo en estos análisis son:

  • la densidad de población.
  • cuan densamente ramificada es la red de carreteras.
  • la diversidad en el uso del suelo.
  • la relación entre el tamaño del edificio y la matrícula del terreno.

Teóricamente, una zona de alta densidad de población, con muchas intersecciones, un uso mixto del suelo (relación entre servicios, comercio, instituciones, educación y administración pública), así como edificios que ocupan mucho espacio en relación a su superficie del terreno, tiene un efecto positivo para caminar y desplazarse en bicicleta [2-4 ].

¿Y por qué?

  • Tiene que haber algo a qué correr detrás de.
  • Tiene que haber suficiente gente para formar una base de muchos destinos dentro de un área pequeña.
  • Tiene que ser fácil para transitar de A a B.
  • Si el edificio ocupa mucho espacio en relación con el terreno de la propiedad, no hay mucho espacio de aparcamiento para los autos – por ello se opta por la bicicleta o por caminar cuando se sale a comprar.

En un índice de ciclo-transitabilidad puede incluirse, además, el análisis de terreno y la cantidad de kilómetros de ciclovías. De manera que los estudios han demostrado que el terreno ondulado tiene una influencia negativa sobre la bicicleta, mientras que el acceso a ciclovías tiene un efecto positivo [5].

Es probable que esfuerzos en varios frentes produzcan mejores resultados

Con base en lo anterior, se puede discutir la mejor manera de influir en el comportamiento de la gente en una dirección positiva. La evidencia sugiere que una estrategia funciona mejor, cuando se asegura que el ambiente físico invite al ciclismo, a la vez que las personas trabajan su actitud en relación al ciclismo, así como su comportamiento más inconsciente. [6]

 Nudge - un amable empujón

Nudging se puede traducir como “un amable empujón en la dirección correcta ” y que nos tiene que ayudar a tomar decisiones adecuadas. La selección de arquitectura puede crear un ambiente donde la elección “correcta” y racional se convierta en una opción más fácil. Un empujoncito (nudge) debe ser transparente y libre de coerción. Un ejemplo utilizado es una mosca pintada en el interior de un urinario, lo cual aumenta la precisión de los que utilizan este servicio. Sin embargo se puede apuntar fuera del mismo, pero raramente se trata de una elección consciente. Por lo tanto, el amable empujón puede influir en nuestro comportamiento a través de tanto elecciones conscientes como inconscientes [7].

A menudo es difícil en relación con los comportamientos relativos a la salud, ya que la consecuencia de una acción se encuentra a menudo en el futuro lejano (enfermedad, reducción de capacidades debido a la vejez, fallecimiento prematuro y otros). Estar físicamente inactivo no tiene necesariamente consecuencias en el corto plazo y muchos lo consideran como un asunto privado, lo que comen y su nivel de actividad. Nudging puede ser percibido como una intromisión  en la libertad personal y es justo preguntarse cuánto la sociedad tendría y debería entrometerse en la salud de los ciudadanos o en la falta de ella [8]. Sin embargo, ésta es una forma menos tutelar para crear cambios de comportamiento y por lo tanto es vista por muchos como una forma más favorable que restricciones, normas y legislación. [9]

 ¿Cómo creamos más ciclistas?

La pregunta es entonces: ¿cómo conseguir que la gente haga lo que queremos pero por su propia voluntad? Nudging puede ser parte de la respuesta y aquí radica también un pensamiento estructural preventivo que involucra nuestros entornos urbanos en el esfuerzo para aumentar la actividad física [9].

Si el entorno físico atiende los requerimientos del ciclismo en mayor medida y se focaliza en la creación de un marco que hace del ciclismo la opción fácil y racional, hemos recorrido un largo trecho. Cuando a menudo los seres humanos somos irracionales, necesitamos que el entorno nos ayude a tomar las decisiones correctas – como es pedalear en lugar de coger el coche.

 

1.         Sundhedsstyrelsen: Fysisk aktivitet – håndbog om forebyggelse og behandling. In Book Fysisk aktivitet – håndbog om forebyggelse og behandling (Editor ed.^eds.). City; 2011.

2.         Frank LD, Sallis JF, Saelens BE, Leary L, Cain K, Conway TL, Hess PM: The development of a walkability index: application to the Neighborhood Quality of Life Study. Br J Sports Med 2010, 44:924-933.

3.         Owen N, De De Bourdeaudhuij I, Sugiyama T, Leslie E, Cerin E, Van Van Dyck D, Bauman A: Bicycle use for transport in an Australian and a Belgian city: associations with built-environment attributes. Journal of urban health : bulletin of the New York Academy of Medicine 2010, 87:189-198.

4.         Madsen T, Schipperijn J, Troelsen J, Christiansen LB, Duncan S, Nielsen TS: Associations between neighbourhood walkability and cycling in Denmark. Cycling Research International 2013, 3:pp154-170.

5.         Heinen E, van Wee B, Maat K: Commuting by Bicycle: An Overview of the Literature. Transp Rev 2010, 30:59-96.

6.         Kremers SP, de Bruijn GJ, Visscher TL, van Mechelen W, de Vries NK, Brug J: Environmental influences on energy balance-related behaviors: a dual-process view. The international journal of behavioral nutrition and physical activity 2006, 3:9.

7.         Thaler R, Sunstein C: Nudge: Improving Decisions about Health, Wealth, and Happiness. Yale University Press, New Haven CT; 2008.

8.         Sundhedsstyrelsen: Etik i forebyggelse og sundhedsfremme. In Book Etik i forebyggelse og sundhedsfremme (Editor ed.^eds.). City; 2009.

9.         Troelsen J: Building in Prevention: Nudging Towards Physical Activity and Public Health. In; 2013

Share Button

Category: March 2014 - Spanish, Newsletters in Spanish

Comments are closed.